¿Puedo hacerme dos permanentes en un día? ¿Y dos en una semana?

a los veinte dias

Cuando llegas a mi edad, piensas que ya nada puede sorprenderte. Y aun así, hay gente que hace cosas loquísimas por amor. Otras hacen cosas inimaginables, por lograr “La Foto” para Instagram, aún poniendo en peligro su vida.

Y hay personas que creen que el pelo puede aguantar cualquier cosa, sin acusar recibo.

¡Detén ya mismo tu cabecita alocada!

Porque no se pueden hacer dos permanentes en un mismo día. Bueno, como poder puedes, pero no deberías. Es como si quisieras tirarte de un puente de más treinta metros. Puedes hacerlo, pero nadie te asegura que vayas a sobrevivir.

 Con el cabello, pasa lo mismo. Puedes hacerte dos permanentes en un día, pero nadie puede asegurarte que termines con el cabello sano. Entonces, no deberías hacerlo. 

 

¿Y hacer dos permanentes en una semana? Es prácticamente la misma locura. Y la misma locura insana, porque soy una fiel defensora de los locos lindos, esos que creen en las utopías y lo sueños imposibles.

Pero, los locos insanos me dan miedo, Porque no evalúan los riesgos, y van por la vida pensando que sus actos no traerán consecuencias.

 

Sea por el motivo que sea, siempre es recomendable volver hacer una permanente, recién a los veinte días de la primera. Porque de nada servirá hacerte una nueva permanente antes de ese tiempo, ya que terminarás con el cabello completamente arruinado o quemado.

Yo sé que esto puede parecerte lección de manual, pero es la verdad.

¿Todavía tienes dudas?

 

Entonces, debo ser absolutamente clara. Clara y práctica.

Por eso, te contaré dos casos, que hasta a mí me pusieron los pelos de punta.

 

Así, que si quieres hacerte dos permanentes en el mismo día o en la misma semana, no puedes ignorar las historias de Carla y María. O puedes, pero habrás perdido una oportunidad de oro para no arruinar tu cabello.

Hoy te contaré:

  • Qué le pasó a Carla cuando se hizo dos permanentes el mismo día
  • Hacer dos permanentes en una semana no debería ser tan peligroso ¿o si?
  • ¿Te has hecho la permanente y no te gustan los resultados? ¿Los rizos quedaron muy abiertos o muy apretados?

 

¿Qué decides? ¿Serás una loca linda o una loca insana?

 

 

Qué le pasó a Carla cuando se hizo dos permanentes el mismo día

El día que Carla entró en mi salón, sus ojos estaban vidriosos, como si hubiera estado llorando durante muchas horas.

Muy tímidamente se sentó a esperar su turno, en nuestro recibidor, y yo no podía dejar de observarla. Además de sus ojos enrojecidos, llevaba un sombrero de copa ancha, que ni siquiera se lo había sacado en el interior de la peluquería.

 

Mis alarmas se encendieron. Sabía lo que vendría. Es el olfato que desarrollamos los estilistas con los años de experiencia: algún tratamiento que se había hecho en su casa, había salido mal. Y por lo veía de su actitud, muy mal. Y ahora buscaba una solución.

 

Decidí atenderla personalmente.

Cuando se acomodó en la silla, las lágrimas brotaron sin parar. Trate de calmarla, lo que me llevó diez minutos. Traté de convencerla de que se sacara el sombrero, lo que me llevó otros diez minutos.

Cuando al fin accedió a sacarse el sombrero, lo que vi me impresionó. Pensé que ya nada podía impresionarme, pero me equivoqué.

 

Se había hecho una permanente. Y como no le gustaban el tamaño de los rizos, los quería más apretados, resolvió hacerse ese mismo día, una segunda permanente.

Esa decisión que tomó fue una locura. Porque era como querer apagar un incendio con más fuego.

 

 Por más saludable que se encuentre, tu cabello nunca, NUNCA, resistirá dos permanentes en un día. 

 

Lo peor, es que yo podía hacer muy poco. Ni bien tocaba su cabello, se quebraba y se caía. Estaba tan, pero tan débil, que ni siquiera resistía una caricia sin quebrarse.

Además, noté que en su cuero cabelludo, había claras muestras de un principio de quemaduras. Cualquier cosa que colocara en su cabello, simplemente agravaría la condición de las heridas.

 

Lamentablemente, no podía hacer mucho por el cabello de Carla. Cuando tomó la decisión de hacerse dos permanentes el mismo día, me había dejado con las manos atadas.

No sé qué habrá pasado por la cabeza de Carla cuando manipuló los productos químicos que se utilizan para realizar los moldeados. Pero sí sé,  que no era consciente de que los químicos no deben ser tomados a la ligera.

 

Dentro de ellos, se encuentran algunos ingredientes, como el ácido tioglicólico, que rompe el patrón natural del cabello. Y después se utiliza, un neutralizante, otro químico más, que fija la nueva forma del rizo.

 ¡Puedes imaginar todos esos químicos puestos en tu cabello dos veces en un  día! Rompiendo una y otra vez la estructura interna de cada uno de tus pelos. 

El resultado es un cabello absolutamente debilitado hasta el punto de estar quemado.

 

Lo único que pude hacer ese día fue cortarle las puntas, que estaban absolutamente abiertas y le propuse que una vez por semana, se acercara al salón para hacer un tratamiento de hidratación intensivo, durante al menos un mes.

Carla lo hizo, y después de tres meses, su cabello se veía mucho mejor.

 

Y finalmente, a los seis meses de aquella primera visita de Carla al salón, hicimos una nueva permanente.

¿Moraleja?

 

Ningún cabello resiste dos permanente en el mismo día, absolutamente ninguno.

 

Y ahora, te contaré la historia de María.

Porque si piensas que en una misma semana puedes hacerte dos moldeados, estás completamente equivocada.

 

Hacer dos permanentes en una semana no debería ser tan peligroso ¿0 si?

El caso de María fue menos grave que el de Carla, pero no por eso, menos trágico.

 

Ella se había hecho una permanente en otro salón, y parecía que todo había salido bien.

Pero a la semana, después de varios lavados, notó que los rizos no quedaban igual de definidos.

¿Qué harías tú en ese caso?

 

Te doy dos opciones:

  1. Concurres al salón y hablas con la estilista para que te solucione el problema.
  2. Resuelves la situación por tu cuenta.

¿Has elegido la opción 1?

 

¡Qué suerte!

Porque eso es lo que debería haber hecho María.

Pero en lugar de eso, vio unos cuantos tutoriales en YouTube que explicaban como hacer una permanente y decidió hacérsela en su casa.

 

Seguramente buscaba recuperar la definición del rulo.

Seguramente no quería pagar por otro servicio en el salón.

Y seguramente, no pensó en su cabello, solo en su bolsillo.

¡Malas noticias!

 

  • Primero, porque no evaluó si su cabello estaba saludable para realizar un nuevo moldeado.
  • Segundo, no sabía qué tipo de productos había utilizado la estilista en su primera permanente.
  • Tercero, una cosa es mirar un tutorial, y otra muy distinta es arriesgarse a realizar un procedimiento complejo como la permanente sin conocimientos previos. No es lo mismo una permanente que un simple tratamiento de hidratación con remedios caseros.
  • Cuarto, no supo elegir el tamaño de bigudí correcto.

 

 El resultado, fueron unos rizos demasiado apretados, tipo sacacorchos, que además, estaban encrespados, es decir, el frizz había invadido su cabello. 

Por suerte para María, su cabello no estaba quemado y tampoco presentaba lesiones en el cuero cabelludo, pero aun así, las dos permanentes que se había hecho en menos de siete días, habían restado la humedad de su cabello.

Y sus rulos estaban pajosos y secos. Además de que no tenían la forma de rizo que ella buscaba.

 

María había acudido al salón, el mismo día que se había hecho la segunda permanente, así que inmediatamente le lavamos el cabello con un shampoo profesional clarificante.

Por si no lo sabes, un shampoo clarificante despoja el cabello de los residuos de otro tipo de productos.

Posteriormente, le hicimos un tratamiento con aceite de coco orgánico, que además de devolverle la humedad al cabello, lograría aflojar el rulo.

 

Después de tres horas de trabajo, pudimos recuperar la salud de los rizos de María en un 60% y los rizos se acercaban a la forma que ella quería desde el principio.

Aunque María no terminó con el cabello quemado, tampoco estaba saludable. Y en definitiva, había gastado una fortuna.

 

¿Te has hecho la permanente y no te gustan los resultados? ¿Los rizos quedaron muy abiertos o muy apretados?

El primer consejo que te doy, es que si decides realizar una segunda permanente, porque los resultados de la primera no son los que esperabas, acudas a un profesional.

 Y siempre realiza el segundo moldeado a los veinte días, como mínimo. Si puedes esperar un mes, mucho mejor. 

 

Durante ese mes, hidrata tu cabello al menos una vez por semana en forma profunda. Puedes comprarte una mascarilla de buena calidad o simplemente utilizar aceite de oliva.

Lo importante es que tengas la perseverancia y la paciencia de hacerlo una vez por semana.

 

Conclusiones

Entonces, para que te quede claro, y no cometas locuras:

  • Hacer dos permanente el mismo día es una MALÍSIMA IDEA, porque dañaras el cabello en forma irreversible y terminarás con lesiones en el cuero cabelludo.
  • No puedes realizar dos moldeados en la misma semana, porque deshidratarás tu cabello y lograrás rizos poco saludables y con frizz.
  • Debes esperar al menos veinte días, como mínimo, para realizar una segunda permanente.

 

Ahora ya sabes cuándo puedes hacer una segunda permanente sin estropear tu cabello.

La pelota está en tu cancha. ¿Qué decides?

Deja Tu Comentario