¿Cada cuánto se pueden aplicar tratamientos de proteínas en el cabello?

ampolla cada 3 o 4 semanas

 ¿Tienes las puntas abiertas? ¿Tu cabello está seco, débil y quebradizo? Entonces, la solución puede ser un tratamiento de proteínas, pero debes saber cuál es la frecuencia correcta de uso.

  • Si quieres reparar tus puntas, deberás aplicar una ampolla de proteínas cada tres o cuatro semanas.
  • Si tu cabello está dañado por la decoloración o el uso excesivo de herramientas de calor, lo mejor es que apliques el tratamiento cada 15 días.
  • También es muy importante tener en cuenta el tipo de cabello, para determinar qué tipo de proteína utilizar en cada caso.
  • Para cabello seco, las mejores proteínas son la keratina y el colágeno, mientras que para cabellos quebradizos, biotina o aminoácidos y vitaminas a y b.

 

No existen los buenos o los malos tratamientos capilares, lo que existe es el uso correcto o incorrecto de esos tratamientos.  Porque cada cabello es un mundo y requiere diferentes tipos de proteínas, de acuerdo al problema que te aqueje. 

 

Yo sé que existe mucha información rondando por allí. Sé que tus amigas posiblemente te recomienden este o aquel tratamiento, porque quieren lo mejor para ti.

Pero, un consejo mal dado puede ser peligroso, ya que si aplicas con demasiada frecuencia el tratamiento de proteínas, podrías dañar tu cabello aún más.

 

Hace unos días, recibí en mi salón una mujer al borde de las lágrimas.  Y el causante de esas lágrimas era el uso incorrecto del tratamiento de proteínas.

Su cabello natural era rizado, con un rizo bastante apretado.

 

Durante mucho tiempo había usado la planchita para alisar su cabello, pero además de eso, practicaba natación. Y aunque se ponía el gorro para cubrir su cabello durante las clases de natación, el cloro había hecho estragos en su cabello.

Calor y cloro, habían pasado factura a su cabello. Una amiga le recomendó hacerse un tratamiento de proteínas, que en sus palabras “la ayudarían a recuperar la elasticidad y la hidratación en sus rizos”.

 

Así que compró el tratamiento y comenzó a aplicarlo cada dos días. Pero en lugar de mejorar su cabello empeoró. Sus rizos mostraban signos de sequedad, y lo peor, era que cuando ataba su cabello, la fibra literalmente mostraba signos de rotura.

Y además, a sus rizos les costaba mucho recobrar la forma, parecía que a su cabello le sobraba elasticidad.

Definitivamente, aplicar un tratamiento de proteínas en sus rizos cada dos días había saturado su fibra capilar.

Y los resultados estaban a la vista.

 

¿Las proteínas son malas? No, absolutamente no.

Es como si me preguntaras si los complejos vitamínicos son malos. Por supuesto que no, pero siempre debes seguir las instrucciones de un médico de cabecera, para que su ingesta no produzca otros desajustes en tu organismo.

 Con las proteínas en el cabello, pasa lo mismo. No puedes aplicarlas en el cabello todos los días como si fueran una solución mágica. 

Debes saber qué objetivo buscas al utilizar este tipo de tratamientos y con qué frecuencia usarlos.

 

Por eso, hoy te contaré:

  • Qué tipo de tratamiento de proteínas aplicar en tu cabello y con qué frecuencia
  • Cuáles son las proteínas que puedes usar diariamente en tu cabello

 

Agregar una cantidad excesiva de proteína a tu cabello puede hacer que se sienta seco, quebradizo y rígido, por lo tanto, tu primer paso,  debe ser verificar con qué frecuencia  debes usarlo. Y de eso te hablaré a continuación.

 

 

Qué tipo de tratamiento de proteínas aplicar en tu cabello y con qué frecuencia

Un tratamiento capilar con proteínas funcionará para reparar el cabello, uniendo proteínas hidrolizadas a la cutícula capilar y endureciendo la capa cuticular.

Si hay agujeros en la cutícula del cabello, las proteínas remendarán esos espacios y colocarán una barrera alrededor del tallo del cabello para disminuir el daño futuro. Por eso, fortalecen y reparan el cabello severamente dañado.

 

Lo más importante que debes saber es que la mayoría de estos tratamientos se deben usar en cabello dañado, y no en cabello saludable o con daños mínimos.

 

 Antes de decidir qué tipo de tratamiento aplicar, es muy importante que observes tu cabello, y reconozcas el tipo de daño, para elegir la proteína correcta para fortalecerlo. 

 

Cabello seco

Si tu cabello está seco y opaco debes utilizar proteínas para hidratar que son:

  • Colágeno.
 Utiliza mascarillas, que deberás aplicarlas con calor cada quince días. Podrás conseguirlas fácilmente en la tienda de peluquería o farmacia. 

 

Paso a paso:

  • Con el cabello húmedo, aplica la mascarilla de raíz a puntas, masajeando suavemente el cabello.
  • Una vez que termines de cubrir toda la superficie del cabello, aplica calor, con un gorro térmico o simplemente, envolviendo tu cabello en una gorra de baño. Recuerda que este tipo de proteínas, actúan con el calor.
  • Deja actuar por 20 minutos, enjuaga y seca tu cabello con un secador de pelo.

 

Para reforzar el tratamiento, puedes utilizar un shampoo que contenga keratina o colágeno.

Recuerda repetir el tratamiento cada 2 semanas.

 

Cabello quebradizo

Si tu cabello está quebradizo deberás optar una de las siguientes proteínas:

  • Biotina
  • Aminoácidos y vitaminas a y b

En este caso, serán ampollas reparadoras, que se aplican con una frecuencia de 3 a 5 semanas. Repito: la frecuencia de uso será cada tres a cinco semanas, ya que son tratamientos muy específicos y no debes abusar de ellos.

 

En el caso de las ampollas, yo te recomiendo acudir a un profesional, porque son tratamientos profesionales que se aplican con calor y a temperaturas especiales.

¿Existe algún tipo de proteínas que puedas utilizar en el cabello diariamente, sin ningún tipo de riesgo?

 

Sí, existen, pero son tratamientos más leves, de los que te contaré a continuación.

 

Tratamientos de proteínas de uso diario

Hoy en día, existen en el mercado proteínas hidrolizada como el trigo, la seda, los frutos rojos, los aceites de argán y coco, que puedes aplicar en tu cabello diariamente sin ningún problema. Puedes conseguirlas en forma de mascarillas o de ampollas.

Las mascarillas se aplican de la misma manera que te expliqué anteriormente, y las ampollas, puedes utilizarlas durante la noche, ya que algunas son incluso sin enjuague.

También puedes comprar shampoo y crema de enjuague que contengan estos ingredientes, que aportarán proteínas a tu cabello sin dañarlo por el exceso se uso.

 

Conclusiones

  • Los tratamientos con proteínas son excelentes para cabellos que han perdido elasticidad, que estén dañados por la decoloración o la coloración frecuente, que presenten rotura y desprendimiento excesivo. también son recomendables en los casos de cabellos muy porosos o con frizz.
  • Para cabellos secos utiliza mascarillas de keratina o colágeno cada quince días, aplicando calor.
  • Para cabellos quebradizos, utiliza ampollas reparadoras con biotina o aminoácidos y vitaminas A y B, cada tres a cinco semanas. Lo ideal es que te las apliquen un profesional.
  • Los shampoos y cremas de enjuague fortalecidos con proteínas pueden ser usados diariamente.
  • Es importante que recuerdes que la mayoría de los tratamientos con proteínas siempre deben ir acompañados de un tratamiento de acondicionamiento profundo para restaurar la humedad y evitar que los mechones de tu cabello se pongan rígidos.

 

De acuerdo al daño de tu cabello, ¿qué tipo de tratamiento de proteínas aplicarás?

Deja Tu Comentario