¡Ayuda! ¡No sé qué hacer con mi pelo! ¿Cambio de color, corte u otra cosa?

no sabe de que color teñirlo

¿No sabes que hacer con tu pelo? No te preocupes, aquí te ayudaré a decidir que hacer con tu pelo.

Te contaré algunas ideas geniales y novedosas que seguro te haran querer salir corriendo a tu peluquería para probarlas.

 

Para empezar, te cuento lo siguiente:

  • Tu cabello siempre puede cambiar,  lo importante es que no actúes por impulso  y que evites productos dañinos, aunque estén de moda.
  • Asesórate y anímate a hacer cambios radicales como un color nuevo o un cambio total de look
  • Y, si no te animas a tanto, también puedes probar con tonos en algunas mechas o desmechado en las puntas. ¡Los pequeños cambios también pueden darte grandes resultados!

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: No me gusta el color de mi pelo ¿Cuándo lo puedo volver a teñir?

 

Si te sientes totalmente identificada con la frase No sé qué hacer con mi pelo, no estás sola.

Es una de las consultas más recurrentes en el salón de belleza.

Muchas mujeres me consultan por algún cambio, ya sea de color, de corte, de peinado o todo junto y entonces me dicen exactamente eso: ¡que no saben qué hacer con el pelo!

 

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR: ¿Debo teñir mi pelo más oscuro o más claro? Una colorista profesional te ayuda a decidir

 

La realidad es que puedes hacer muchas cosas, pero primero debes encontrar cuál es la cuestión de fondo.

Para ayudarte a descubrirla, a continuación te muestro algunas situaciones habituales.

Piensa con cuál te identificas mejor y sigue leyendo para ver qué puedes hacer en cada una.

 

“Me aburro de verme siempre igual”

cambio radical

Si te agrada tu tipo de cabello y estás cómoda con su forma, sea lacio o enrulado, pero lo ves siempre igual puedes comenzar con un cambio de tono.

Puede que directamente nunca hayas teñido tu cabello o puede que ya te hayas aburrido de verte siempre con el mismo color de pelo. ¿Qué puedes hacer?

 

 Te recomiendo que empieces a cambiar gradualmente. 

Puedes ir sumando algunos reflejos en dos tonos más claros u oscuros, así ayudas a mejorar tu look y aportas más luminosidad y contraste.

Insisto en que vayas haciendo cambios suaves, así tienes la posibilidad de adaptarte y enamorarte de tu nueva versión de color. ¡Anímate a brillar!

 

“Quiero un cambio, pero no de color”

Si te gusta tu color de cabello o sientes que no estás preparada para un cambio tan radical como teñirlo, pero  de todas formas quieres un cambio, entonces puedes comenzar por las puntas. Puedes darle un poco más movimiento o cambiar levemente la forma.  Eso te otorgará más frescura.

Ten en cuenta que, cortar un poco más, te renovará por completo y te ayudará a verte distinta.

 

Si tienes el pelo largo y te animas a hacer un cambio más arriesgado, te recomiendo un corte bob desmechado, que siempre se adapta a cualquier tipo de rostro y cabello. ¡Además lucirá elegante!

 

Para peinar el pelo desmechado hay algunos tips.

Lo más importante es que comiences primero por las puntas con un leve masaje con el cepillo.

Luego, por los medios y por último, el cuero cabelludo. De esta manera vas a estimular la zona, ayudando a levantar brillo y fortaleciendo el cabello. Una vez que ya esté bien cepillado podrás hacer el peinado que más te guste.

 

“No me gusta la forma de mi pelo”

no sabe que hacer con su pelo

Eso le pasa a muchísimas mujeres. Lo escucho a diario.

La realidad es que el cabello tiene muchísimas maneras de presentarse: con rulos grandes, medianos o pequeños; súper lacio y finito o grueso y con peso; existen ondas en todos los tamaños y formas.

No importa cómo sea el cabello que tengas, siempre podrás modificarlo, si así lo deseas, o bien podrás sacarle el máximo provecho. Te cuento más en detalle en el siguiente punto.

 

“Probé alisarlo con formol y no resultó”

Aunque algunos tratamientos estén de moda, no todos son aptos y, desafortunadamente, conseguirás un efecto contrario al que estás buscando. Te muestro un ejemplo a partir de una experiencia real.

 

Es la historia de Silvina.

Ella siempre acompañaba a su mamá a mi salón. Un día, me hizo el famoso comentario: “no sé qué hacer con mi pelo” y agregó: “no me gusta la forma, tengo mucho frizz y por eso me estoy haciendo alisado con formol”. ¡Grave error!

 

Ya que el alisado con formol no es bueno para el cabello. Con el tiempo lo afinará y lo volverá opaco. Así que le recomendé que cambiara el formol por un alisado natural, libre de sustancias nocivas, y que además ayudara a reducir el frizz de su pelo con productos capilares.

 

 Es importante que, a la hora de decidir qué hacer con tu cabello, te asesores bien, así no te pasa lo mismo que a Silvina. 

 

Si tu problema es la forma, no te gustan tus rulos, tienes mucho frizz o simplemente te gusta llevarlo lacio, puedes optar por algún tratamiento que alise y sea libre de formol.

En caso contrario, si tu cabello es demasiados lacio y llovido, puedes recurrir a una permanente suave, que está súper de moda, y así darle un poco de movimiento.

 

“Cambié mi look sin pensarlo ¡y me equivoqué!”

resultado parejo

La idea de renovarnos y de lucir diferentes nos encanta a todas las mujeres. Vernos y sentirnos lindas nos aporta confianza y nos da seguridad. ¡Pero es importante que no actúes por impulso!

 

Muchas mujeres que pasan por situaciones emocionales, tienen arrebatos con su cabello. Lo veo muy a menudo en el salón de belleza. Por eso, antes que nada, es importante evaluar y tomar una decisión segura.  Te recomiendo que lo converses y te asesores con tu estilista de confianza. 

 

También, debes evaluar si podrás sostenerlo en el tiempo. Si te defines por un color muy claro, deberías considerar que deberás acudir al salón todos los meses, ya que a los 20 días asomarán tus raíces. Entonces, tal vez sea conveniente un color más discreto y parecido a tu tono natural, o comenzar tu cambio de look simplemente con un corte.

 

Conclusión

Un cambio de look puede ser algo súper positivo, pero tiene que ser una decisión evaluada previamente y no un impulso emocional.

  • Puedes decidirte por un cambio de color, para que puedas brillar con tu cabello.
  • O un nuevo corte, para renovar por completo el look.
  • O simplemente, sacar esas puntas gastadas y recuperar movimiento.

 

Hagas lo que hagas, tienes que considerar que será la imagen que te acompañará durante un largo tiempo. Por lo tanto, tienes que estar convencida.

Ahora que ya tienes un montón de opciones para saber qué hacer con tu pelo, te invito a que te amigues con él y resuelvas cual será la opción que elijas.

Deja Tu Comentario